Miniatura
Autor
[coordinador principal] Gabriel Selles Van Schouwen
[coordinador alterno] Raúl Ferreyra Espada
[equipo técnico] Raúl Ferreyra Espada, Juan Rafael Ruiz Schneider, Juan Pezoa Bosques, Mónica Sabina Santelices Soriano, Gabriel Selles Van Schouwen, Rodrigo Alejandro Ahumada Briones, Jorge García-Huidobro Pérez de Arce
[ejecutor y ejecutor técnico] Instituto de Investigaciones Agropecuarias, CRI La Platina, Región Metropolitana
Año Proyecto:
2001
Resumen:
La fruticultura es una de las actividades agropecuarias más rentables y generadoras de mano de obra del país, ocupando una superficie total del orden de las 234.500 hás, de las cuales el 58% se concentran en las regiones V, VI y Metropolitana. La actividad frutícola se ha caracterizado por un uso intensivo de productos químicos y de maquinaria y bajos aportes de materia orgánica. Esto ha ido paulatinamente provocando una reducción de la actividad biológica de los suelos y un deterioro físico de los mismos, que se refleja en compactación de los suelos, producto de la perdida su estructura, situación que atenta contra la sustentabilidad del sistema productivo en el largo plazo. Frente a esta fruticultura convencional, en los últimos años el país ha visto nacer una fruticultura orgánica, la que de ocupa una superficie del orden de las 700 hás.. Esta fruticultura sin embargo se ha iniciado en suelos que han estado sujetos a cultivos intensivos, o bien se han convertido de huertos convencionales, por lo cual presentan ya grados de deterioro físico del suelo y baja diversidad biológica, al igual que los huertos convencionales.Dentro de la fauna del suelo, de los ecosistemas naturales y poco degradados, las lombrices de tierra constituyen el 50 al 60% del total de los organismos vivos. Los efectos beneficiosos de estos organismos incluyen un incremento de la disponibilidad de nutrientes y cambios en la estructura del suelo. Esto ultimo a través de la capacidad de realizar galerías, lo que incrementa el tamaño de poros del suelo, favoreciendo la infiltración del agua, la aireación y estimulando el desarrollo de las raíces de las plantas. Dentro de las lombrices existen diferentes categorías ecológicas que cumplen roles diferentes en el suelo. De importancia son las endógenas y anésicas , que realizan trabajos en el suelo a profundidades variables de entre 0,3 a 1 m de profundidad. Un repoblamiento de los suelos dedicados a la producción intensiva de frutales, con lombrices en particular especies del tipo endógenas y anésicas, puede conducir a la recuperar y mantener la fertilidad física de los suelos, y contar con una alternativa biológica para el manejo sustentable de la producción frutícola. En Chile, en el campo de la agronomía a lo menos, no existen estudios sobre el efecto positivo que pudieran tener el accionar de las lombrices de tierra, del tipo endógenas y anésicas, sobre las propiedades físicas del suelo y la respuesta de los cultivos, por lo que el presente proyecto tiene como objetivo evaluar el efecto de las lombrices de tierra como agentes mejoradores de las propiedades físicas de los suelos dedicados a la producción frutal, bajo sistemas orgánicos y convencionales El proyecto tiene un costo de $150.359.372, de los cuales el 66,5% del financiamiento se le solicita a la FIA. Realizada la evaluación económica, el proyecto arroja un VAN ( 12%) de $ 18.127.608, con una TIR de 394%
Tabla de contenidos:
Volumen 1. Propuesta.
Región:
Región Metropolitana de Santiago
Materia:
FRUTICULTURA, LOMBRICES DE TIERRA, MANEJO DE SUELOS, PRODUCCIÓN FRUTAL, SISTEMAS ORGÁNICOS
Metadatos
Mostrar el registro completo del ítem
Colecciones
Fundación para la Innovación Agraria. Ministerio de Agricultura
Oficina Región Metropolitana

Santiago:

Loreley 1582, La Reina.

Teléfono: 22 4313000

Oficinas Regionales

Ovalle:

Miguel Aguirre 335, oficina 201.

Teléfono: 22 4333155

Talca:

3 Norte 980.

Teléfono: 22 4333157

Chillán:

Claudio Arrau 738, 2° piso.

Teléfono: 22 4333153

Temuco:

Miraflores 899, oficina 501.

Teléfono: 22 4333156